sarytavarez.com
Devocionales

La Paz que Supera Todo Entendimiento

mujer-experimentando-paz

Encontrando Paz en Medio de la Tormenta

Cita Bíblica: Filipenses 4:6-7

En la vida, enfrentamos momentos de incertidumbre, ansiedad y tormenta. Situaciones que nos sobrepasan pueden amenazar con robarnos la paz y perturbar nuestros corazones. Sin embargo, como creyentes, tenemos acceso a una fuente de paz que va más allá de nuestro entendimiento humano.

En Filipenses 4:6-7, el apóstol Pablo nos ofrece una profunda verdad espiritual. Él nos dice: “Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”

¿Cómo podemos aplicar este principio a nuestras vidas? En primer lugar, notamos que Pablo nos exhorta a no estar ansiosos por nada. Esto no significa que nuestras preocupaciones sean irrelevantes, sino que debemos llevarlas ante Dios en oración y súplica. No importa cuán grande o pequeña sea nuestra preocupación, Dios desea que compartamos nuestras cargas con Él.

Además, observamos que la oración debe estar acompañada de acción de gracias. Agradecer a Dios, incluso en medio de nuestras preocupaciones, refleja una actitud de confianza en Su soberanía y amor. Sabemos que Él está en control y trabaja todas las cosas para nuestro bien (Romanos 8:28).

La promesa que sigue es asombrosa: “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” La paz de Dios no depende de las circunstancias externas, sino de nuestra relación con Él. Esta paz va más allá de lo que podemos comprender racionalmente. Es una paz que resguarda nuestros corazones y nuestras mentes, brindándonos consuelo y seguridad en medio de las tormentas de la vida.

Oración: Señor, en medio de nuestras preocupaciones, te buscamos. Te entregamos nuestras ansiedades y te pedimos tu paz que sobrepasa todo entendimiento. Guarda nuestros corazones y pensamientos en Cristo Jesús. Amén.

Conclusión: La paz de Dios es un regalo que podemos disfrutar en cualquier circunstancia. Al confiar en Él y llevar nuestras preocupaciones en oración, encontramos una paz que nos sostiene en medio de las tormentas de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial